Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

martes, 21 de octubre de 2014

Civil – Personas. Constitucional. Derechos fundamentales. Derecho al honor. Derecho a la información. Calificación como “bígamo” del padre de los demandantes. Información de proyección pública. Veracidad de la información. Inexistencia de vulneración del derecho al honor.

Sentencia del Tribunal Supremo de 14 de octubre de 2014 (D. José Antonio Seijas Quintana).

[Ver resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]
.- Para resolverlo (el recuso) se debe partir de los siguientes hechos:
A) En el reportaje de la revista Hola del 24 de junio de 2009 titulado "Yo, Francisca, memorias de la baronesa Francisca ", se dijo lo siguiente: a) "nos casamos en Nueva York, y cuando, años después, me quise divorciar, descubrí que la boda había sido nula porque Claudio era bígamo"; b) "y así fue como me convertí en la esposa -eso creía yo al menos, aunque no lo era de verdad- de un hombre del que, según iría pasando el tiempo, me iba a ir dando cuenta de que tenía una vida muy poco seria"; c) "un día decidí ir a Nueva York a ver al juez Ildefonso, que nos había casado. Me enteré entonces de que había fallecido, y fue su hijo quien me recibió ... y me dio una enorme alegría cuando de golpe me dijo «No constas como casada aquí. En su momento mi padre, que te apreciaba tanto, empezó a indagar, porque no se fiaba de ese señor, y comprobó que él estaba casado en el momento de vuestro matrimonio, con lo cual vuestra unión no existió». La bigamia de Claudio era una realidad"; d) "hablamos de casarnos. El era soltero pero yo creía que seguía casada con Claudio, pues, como he dicho, hasta el momento de ir a casarme, años después, con Juan, no me había enterado de que Claudio era bígamo y que, en consecuencia, yo seguía siendo la viuda de Jose Miguel ".
B) La entrevista a la demandada publicada en el número del 22 al 28 de marzo de 2010 de la revista Interviú era del tenor siguiente: "¿usted, así, a primera vista, cuántas vidas con sentido ha vivido?" (pregunta).
"... luego me casé, que no me casé porque él era bígamo, con el play-boy Claudio ..." (respuesta).
No deben tenerse en cuenta las frases que sobre la pretendida bigamia de D. Claudio aparecen en el reportaje "Tita libre" del suplemento dominical El País Semanal de 16 de mayo de 2010 porque no aparecen entrecomilladas y, por tanto, no pueden atribuirse directamente a la demandada.
El recurso se desestima.



1. La información suministrada por la demandada relativa a que D. Claudio estaba ya casado cuando contrajo matrimonio con ella no puede calificarse de inveraz con el alcance que tiene esta expresión pues se refiere a la conversación mantenida con el hijo del juez que les casó en Nueva York, en la que manifestó a la demandada que su padre había comprobado que D. Claudio estaba casado en el momento de su matrimonio con ella y que de ello se desprendía que no existió el matrimonio con la demandada, con lo que se aprecia que esta desplegó una razonable diligencia para contrastar la noticia ajustándose a las circunstancias del caso, aunque la información hubiera podido ser desmentida después por los demandantes.
2. La información suministrada por la demandada relativa a que D. Claudio estaba ya casado cuando contrajo matrimonio con ella era de interés general, pues la persona sobre la que se hizo la afirmación era de proyección pública por sus apariciones en la prensa rosa y por las circunstancias de su vida, relatadas por él mismo en un libro de memorias, con lo que hizo de la exposición personal a los demás su modo de vida y aceptó instalarse en el mundo de la fama, lo que implicaba que aceptaba someterse al escrutinio de la sociedad.
3. La alegación de los demandantes acerca de que la información suministrada por la demandada relativa a que D. Claudio estaba ya casado cuando contrajo matrimonio con ella les afectaba en cuanto hijos de este no puede hacer variar la ponderación de los derechos fundamentales en conflicto efectuada porque, como se ha indicado, la información suministrada era veraz y de interés público.
4. La calificación como bígamo de D. Claudio atendiendo al contexto en el que se vierte, que es el de la narración por la demandada de su vida y de las relaciones sentimentales que tuvo y los matrimonios que contrajo, no puede tildarse de insultante, ultrajante u ofensiva, sin que tampoco pueda apreciarse que no tenga relación con los hechos que se exponen y, por tanto, sea innecesaria a este propósito, con lo que no sobrepasó los límites de la libertad de expresión de la demandada.
5. Aisladamente considerada, la palabra bígamo tampoco puede calificarse de insultante sino que define el estado de quien está casado con dos personas a un mismo tiempo, sin que la demandada añadiera, al hacer su afirmación, alguna expresión descalificadora de D. Claudio o que anudase dicha situación a alguna consecuencia penal para él.
6. La opinión acerca de la bigamia emitida por la demandada se hizo sobre un personaje público, por lo que, al suponer un juicio sobre su idoneidad y su consideración pública, está también protegida por la libertad de expresión de la demandada, sin que se haya afectado innecesariamente a otros derechos fundamentales.

7. La alegación de los demandantes acerca de que la calificación como bígamo de D. Claudio por la demandada les afectaba en cuanto hijos de este no puede hacer variar la ponderación de los derechos fundamentales en conflicto efectuada porque, como se ha indicado, dicha calificación está protegida por la libertad de expresión de la demandada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario