Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 12 de abril de 2015

Penal – P. Especial. Estafa por omisión. Engaño bastante. No solamente engaña a un tercero quien le comunica algo falso como si fuera auténtico, sino también quien le oculta datos relevantes que estaba obligado a comunicarle, actuando como si no existieran, pues con tal forma de proceder provoca un error de evaluación de la situación que le induce a realizar un acto de disposición que en una valoración correcta, de conocer aquellos datos, no habría realizado.

Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de marzo de 2015.

¿Conoces la FUNDACIÓN VICENTE FERRER?. ¿Apadrinarías un niño/a por solo 18 € al mes?. Yo ya lo he hecho. Se llaman Abhiran y Anji. Tienen 7 y 8 años y una mirada y sonrisa cautivadoras.
[Ver esta resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]
TERCERO.- (...) 1. El tipo objetivo del delito de estafa requiere la existencia de un engaño por parte del sujeto activo que provoque en otro un error que le induzca a realizar un acto de disposición patrimonial que produzca un perjuicio, propio o de un tercero. El artículo 248 del Código Penal califica el engaño como bastante, haciendo referencia a que ha de ser precisamente esa maquinación del autor la que ha de provocar el error origen del desplazamiento patrimonial, con lo cual está mencionando dos aspectos que ha resaltado la jurisprudencia. En primer lugar, que el engaño ha de ser idóneo, de forma que ha de tenerse en cuenta, de un lado, su potencialidad, objetivamente considerada, para hacer que el sujeto pasivo del mismo, considerado como hombre medio, incurra en un error; y de otro lado, las circunstancias de la víctima, o dicho de otra forma, su capacidad concreta según el caso para resistirse al artificio organizado por el autor. En segundo lugar, es preciso que exista una relación de causalidad entre el engaño que provoca el error y el acto de disposición que da lugar al perjuicio, de donde se obtiene que aquél ha de ser precedente o, al menos, concurrente, al momento en que tal acto tiene lugar. Por lo tanto, el engaño debe ser la causa del error; el error debe dar lugar al acto de disposición y éste ha de ser la causa del perjuicio patrimonial.
Aunque generalmente la maquinación engañosa se construye sobre la aportación de datos o elementos no existentes, dotándoles de una apariencia de realidad que confunde a la víctima, es posible también que consista en la ocultación de datos que deberían haberse comunicado para un debido conocimiento de la situación por parte del sujeto pasivo, al menos en los casos en los que el autor está obligado a ello. No solamente engaña a un tercero quien le comunica algo falso como si fuera auténtico, sino también quien le oculta datos relevantes que estaba obligado a comunicarle, actuando como si no existieran, pues con tal forma de proceder provoca un error de evaluación de la situación que le induce a realizar un acto de disposición que en una valoración correcta, de conocer aquellos datos, no habría realizado.



2. En el caso, se declara probado que cuando la recurrente vende la vivienda a Nicanor, en diciembre de 2005, le oculta " la existencia de cualquier irregularidad ". Previamente se declara igualmente probado que edificó tal vivienda careciendo de licencia urbanística municipal y de autorización autonómica; se describen los actos ejecutados por la recurrente con la intención de legalizar dicha construcción. Y, ya en la fundamentación jurídica, FJ 4º, se precisa, en línea con lo declarado probado, que la recurrente ocultó al comprador que el inmueble carecía de licencia y de toda legalización.
Es claro que, dada la clase de suelo en que se ubicaba tal construcción, la inexistencia de licencia y de las demás autorizaciones administrativas necesarias, era especialmente relevante a los efectos de la formación de la voluntad del comprador, pues, en realidad, impedían legalizar la obra. La recurrente era consciente de ello, pues, en enero de 2005 había intentado legalizar la construcción mediante una declaración de obra nueva, según la cual, con los documentos que adjuntaba a la misma, la construcción se había realizado por ella y tenía una antigüedad de siete años, lo cual resultaba imposible, dado que la había adquirido en el año 2001. Además, se declara probado asimismo que se adjuntaba un informe, que aparecía como emitido por el alcalde accidental Santos, en el que se afirmaba tal antigüedad de la construcción, aunque ese documento, según los hechos probados, venía "autorizado por una firma que no ha sido reconocida como propia del meritado Sr. Santos " (sic).

La recurrente conocía que la edificación carecía de licencia y que no había podido legalizarla y ocultó al comprador esos extremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario