Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 3 de mayo de 2015

Sociedades. Impugnación de acuerdos sociales por infracción del derecho de información. Se desestima. Además, los acuerdos impugnados no son lesivos para el interés de la sociedad.

Sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña (s. 13ª) de 13 de marzo de 2015.

¿Conoces la FUNDACIÓN VICENTE FERRER?. ¿Apadrinarías un niño/a por solo 18 € al mes?. Yo ya lo he hecho. Se llaman Abhiran y Anji. Tienen 7 y 8 años y una mirada y sonrisa cautivadoras.
[Ver esta resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]
TERCERO.- La acción de impugnación se basa en primer lugar en la nulidad del acuerdo social por infracción del derecho de información.
Sobre el derecho de información de los socios este Tribunal se ha pronunciado en distintas sentencias, entre otras como las de 16 de febrero y 24 de mayo de 2011, reiterado en posteriores, en las que indicábamos:
a) El Tribunal Supremo ha declarado la trascendencia del derecho de información de los accionistas como instrumental del derecho de voto (vgr., entre otras, SSTS 29 de julio de 2004, n. 869; 12 de noviembre de 2003, n. 1058; 22 de mayo de 2002, n. 483, 4 de octubre de 2005). Su verdadera finalidad radica en que el socio conozca perfectamente o al menos tenga la posibilidad de conocer los pormenores del acuerdo que se somete a su consideración, pues difícilmente cabe votar si no se da la opción de conocimiento de aquello que se somete a la soberanía de la Junta.
O como dicen las SSTS de 3 de julio de 2008 y 22 de febrero de 2007, es aquél que trata de facilitar al socio un conocimiento directo sobre la situación de la sociedad y desde luego es uno de los derechos más importantes del mismo, puesto que mediante su ejercicio puede tener el conocimiento preciso de los puntos sometidos a aprobación de la Junta, posibilitando una emisión consciente del voto.
Pretende que el socio cuente con la documentación imprescindible, y con tiempo suficiente para el análisis y estudio de la misma a fin de formar su voluntad y expresarla adecuadamente con su voto (STS 26 de marzo de 2001).



b) Tal derecho de información se concreta en la obligación de la sociedad de proporcionar los datos y aclaraciones relativas a los asuntos comprendidos en el orden del día - SSTS de 22 de septiembre de 1992, 9 de diciembre de 1996, 9 de octubre de 2000, 22 de mayo de 2002, de 3 de diciembre de 2003, 29 de julio de 2004 y 21 de marzo de 2006 -.
c) Es un derecho "inderogable, irrenunciable y de interpretación amplia" (STS de 29 de julio de 2004 y 9 diciembre 1996), ha sido definido como "derecho fundamental e inherente a la condición de socio" (STS de 22 de septiembre de 1992)".
La STS de 1 de abril de 2008, lo configura como "un derecho de naturaleza pública y por tanto de carácter imperativo que no es dable pueda ser excluido o modificado por pactos particulares" y cuya conculcación ha de dar lugar a la nulidad de los acuerdos".
d) Ahora bien, no es un derecho ilimitado sino que ha de ceñirse a los extremos concretos sometidos a la Junta (SSTS de 22 de mayo de 2002, de 3 de diciembre de 2003 entre otras).
e) No puede ser llevado al paroxismo, esto es a una situación en que se impida o se obstaculice gravemente el funcionamiento correcto y normal de la sociedad, como han dicho las Sentencias de la Sala 1ª de 8 de mayo de 2003 y 31 de julio de 2002 entre muchas otras.
f) Ha de ser ejercitado de buena fe, como todos los derechos subjetivos (vgr., STS 10 de noviembre de 2004, y las que allí se citan) por lo que se han de rechazar los modos de ejercicio que resulten abusivos.
g) Por consiguiente se hace un uso indebido de tal derecho cuando se utiliza como instrumento de obstrucción de la actividad social o con el propósito de sobreponer a los intereses mayoritarios el particular del accionista que solicita la información, cuando la misma no obedece a una verdadera y real necesidad (sentencia de 31 de julio de 2002). Y, en el mismo sentido, ha admitido la validez de la junta y de los acuerdos cuando el cumplimiento de los requisitos omitidos no resultaba necesario, por tener el socio interesado conocimiento previo de los temas a tratar (sentencias de 17 de mayo de 1995 y 9 de octubre de 2000). En este último sentido se pueden citar las SSTS de 13 de abril de 1962, 26 de diciembre de 1969 o 31 de julio de 2002.
h) Por otra parte, el derecho de información protege el interés de cada accionista individual y no puede haberse producido ninguna lesión del derecho de los recurrentes, que ni asistieron a la Junta ni ejercieron el derecho de pregunta, por lo que se ha de entender que se denuncia una abstrusa infracción del derecho de información de los demás accionistas, que carece de viabilidad (STS 30 de mayo de 2000).
i) También la doctrina jurisprudencial ha declarado que, salvo prueba en contrario, se considera que los consejeros de administración tienen cabal conocimiento de los libros de cuentas y documentos de la sociedad, por lo que no pueden alegar vulneración de su derecho de información reconocido en el actual art. 112 de la LSA con carácter general (SSTS 10 de octubre de 1962, 23 de junio y 6 de julio de 1973, 7 de octubre de 1985, 16 de diciembre de 1995, 26 de septiembre de 2005), salvo claro está, se probase lo contrario, supuesto de la STS de 15 de octubre de 1992.
j) En definitiva, nos hallamos ante un derecho de carácter imperativo, que no es dable ser modificado o excluido por pactos particulares y, además, de cumplimiento inexcusable para el órgano ejecutivo de la sociedad, cuya inobservancia permite el ejercicio de acciones dirigidas a impugnar los acuerdos aprobados por el órgano social deliberante (SSTS de 22 de marzo de 2000, 26 de septiembre de 2001, 12 de diciembre de 2003 y 8 de noviembre de 2007 entre otras muchas).
k) Son manifestaciones de tal derecho, la información que se concreta: a) en el momento de recibir el orden del día de la junta y antes de su celebración; y b) durante la celebración de la propia junta (STS de 21 de marzo de 2006). En este mismo sentido, la STS de 27 de marzo de 2009 señala que: "el derecho de información del accionista, recogido con carácter general en el artículo 48 d) TRLSA, se concreta en dos manifestaciones: a) Como derecho a obtener determinadas informaciones documentales preparatorias de la Junta General (supuestos de los artículos 144,152, 159, 168 y 212); y b) Como derecho de los accionistas a solicitar por escrito con anterioridad a la reunión de la Junta, o verbalmente durante la misma, los informes o aclaraciones que estimen precisos acerca de los asuntos comprendidos en el orden del día (artículo 112)".
CUARTO.- Pues bien, teniendo en consideración las anteriores premisas no consideramos, en consonancia con la Juzgadora "a quo", que en el caso la parte demandante hubiera sufrido una privación de su derecho de información, por cuanto más bien fue su propia actuación la que en tal caso la provoca o busca tal situación, para poder después con mera invocación de infracción de su derecho de información pedir la nulidad de los acuerdos adoptados propuestos en la convocatoria referido de "Estudio de Venta de la finca "Soagro- DIRECCION000 "". Basta para ello, la lectura de la extensa acta notarial levantada de la junta celebrada, con reiteración en las preguntas, haciendo propuestas de oferta de compra condicionadas, para más tarde afirmar que no quiere comprar la referida finca, actuando en definitiva en beneficio propio, pero no se indica con claridad en que se ha vulnerado su derecho de información, salvo que no se contestase lo que él pretendía que se le dijese. En definitiva, se debatió y ampliamente sobre el orden del día de la convocatoria de la Junta, y no consideramos que se hubiese vulnerado el derecho de información de la parte actora.
Y se insiste en el recurso que el acuerdo de la lesiona los intereses de la sociedad, o para los socios, y en beneficio de tercero, y no lo observamos, únicamente se trató sobre si los socios, o la mayoría, apoyaban la decisión de poner a la venta la finca, propiedad de la sociedad, y que forma se seguiría, ante las posibles ofertas de pago de los posibles compradores.
Como decíamos en nuestra sentencia de 4 de diciembre de 2008 "Para poder estimar el motivo del recurso, la anulación del acuerdo mayoritario expresado en Junta General, que es la voluntad social, debe acreditarse que el interés social ha sido lesionado, como dice la sentencia de 19 febrero 1991, «no es otro que la suma de los intereses particulares de sus socios, de forma que cualquier daño producido en el interés común del reparto de beneficios, o en cualquier otra ventaja comunitaria, supone una lesión al interés social». Por otra parte el beneficio de uno o varios accionistas o de un tercero, y el nexo causal entre la lesión del interés social y el beneficio indicado.
Así como decíamos en nuestra sentencia de fecha 2 de junio de 2006, "O dicho en palabras de la sentencia de 29 de noviembre de 2002, que citando la de 4 de marzo de 2000, cuya doctrina reproduce: "para que un acuerdo sea impugnable es preciso que sea lesivo para el interés social (como suma de intereses particulares de los socios, SSTS de 5 julio 1986 y 19 febrero 1991); la existencia de un beneficio para uno o varios accionistas o un tercero; y un nexo causal entre la lesión y el beneficio (S. 18 septiembre 1998), y en el caso de autos no se ha probado la concurrencia de estos presupuestos, sin que baste la mera alegación (S. 5 julio 1986, y las que cita), ni puedan servir de fundamento los eventuales perjuicios que puedan derivarse para los accionistas minoritarios, cuando además tuvieron la posibilidad de evitarlos suscribiendo las nuevas acciones, consiguientes a la ampliación de capital, que les fueron ofrecidas, incluso prorrogando el plazo para facilitarles el ejercicio de tal derecho".
Y tales presupuestos, en todo caso, deben ser además debidamente probados, o lo que es lo mismo demostrar cumplidamente que lesionan los intereses de la sociedad, y que con ello se beneficie a uno o varios socios o a un tercero (SSTS de 5 de julio de 1986, 18 de septiembre de 1998 y 30 de mayo de 2002). En idéntica línea la STS de 10 de julio de 1997 exige que se aporten pruebas objetivas y suficientes. Y la de 4 de mayo de 1994, que decía que, a los efectos de que pueda reputarse lesivo a los intereses de la sociedad y entender que se lesionan gravemente los derechos de un grupo de accionistas (que no desean o no les conviene realizar nuevas inversiones), como consecuencia de la emisión de acciones a su valor nominal y no por su patrimonio real derivada de la ampliación de capital, ha de aparecer probado que tal situación encubra el interés de los accionistas mayoritarios de obtener un lucro importante a costa de aquéllos, siendo necesaria la prueba de tal beneficio en perjuicio de la sociedad y no el simple alegato de una lucha de bandos de accionistas rivales. Y sin que a tal respecto valga que el acuerdo pueda ser personalmente molesto para el socio impugnante (STS 30 de mayo de 2002).
Por último, reseñar que, conforme a la STS de 9 de octubre de 2000, la lesión para la sociedad a que se refiere el art. 115.1 LSA no tiene que ser actual, y puede consistir en un daño potencial, pero en cualquier caso el riesgo razonable no es incardinable en el precepto"."
Pues bien, la doctrina jurisprudencial establece que debe respetarse la voluntad democrática de los partícipes o accionistas de una sociedad mercantil, en cuanto son la libre expresión de la decisión de la mayoría, respetando los acuerdos tomados, siempre que no vulneren lo establecido por el legislador (sentencias del Tribunal Supremo de 17 abril 1997 y 18 de septiembre de 1998, entre otras muchas). Y el art. 13 de la Ley de Sociedades Laborales dispone que podrán ser impugnados los acuerdos de las Juntas de socios que sean contrarios a la Ley, se opongan a los estatutos o lesionen, en beneficio de uno o varios socios o de terceros, los intereses de la sociedad.

En el presente caso, no observamos una actuación lesiva para la sociedad ni que hubiese sido llevada a cabo para perjudicar la posición de los socios, en beneficio de tercero, razón de la nulidad invocada de los acuerdos sociales tomados en la junta general, tal como se alega. En consecuencia en el presente caso, no se puede aceptar que el acuerdo de estudio de la venta de una finca de la sociedad lesione los intereses de la sociedad, sin que baste la mera alegación por parte del socio discrepante, lo que es suficiente para la desestimación de la demanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario