Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

viernes, 5 de junio de 2015

Acción de nulidad de compra de acciones de Bankia. Competencia territorial. Corresponde al juzgado del domicilio del comprador (art. 52.2 LEC). Apreciación de oficio de la falta de competencia territorial al tratarse de una norma imperativa.

Auto del Juzgado de Primera Instancia nº 10 de Las Palmas de Gran Canaria de 5 de junio de 2015 (Juan José Cobo Plana).


PRIMERO.- Señala el artículo 58 de la LEC, que cuando la competencia territorial venga fijada por normas imperativas, el tribunal examinará de oficio su competencia territorial inmediatamente después de presentada la demanda y, previa audiencia del Ministerio Fiscal y de las partes personadas, declarará su incompetencia mediante auto, remitiendo las actuaciones al tribunal considerado competente.

Por la representación procesal de M. se presentó demanda de nulidad de contrato de compra de acciones de Bankia.

Por providencia de fecha 22 de mayo de 2014, y estando el domicilio del actor en Telde, se dio traslado al Ministerio Fiscal y a la parte actora sobre la posible falta de competencia territorial de este juzgado en aplicación del artículo 52.2 LEC.

SEGUNDO.- El auto de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 18 de noviembre de 2014 dice lo siguiente:

ÚNICO.- Como dictamina el Ministerio Fiscal (aunque por argumentos distintos a los expuestos en su informe), el presente conflicto negativo de competencia territorial debe resolverse declarando competente al Juzgado de Primera Instancia nº 37 de Madrid. Esta decisión se apoya en que, interpuesta demanda de juicio ordinario en solicitud de la nulidad de las ordenes de suscripción de participaciones preferentes y, subsidiariamente en solicitud de la resolución de dichas ordenes y contratos vinculados, la acción ejercitada no es susceptible de ser incluida en ninguno de los fueros imperativos del artículo 52 LEC, y por tanto, tampoco en los específicamente contemplados en el número 2 de dicho precepto.

Así lo ha entendido esta Sala en supuestos semejantes relacionados con el mismo tipo de acción y de relación contractual, siendo ejemplo de dicho criterio, entre los más recientes, el auto de 3 de septiembre de 2013, conflicto 133/2013, en un caso en que se formuló también contra BANKIA demanda de juicio ordinario en solicitud de la nulidad de las ordenes de suscripción de participaciones preferentes serie II y, subsidiariamente de resolución del contrato de depósito o administración de valores asociado a cuenta de valores con la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios causados.





En suma, no se trata de contratos cuya celebración hubiera venido precedida de oferta pública ya que la contratación a que se refieren las pretensiones formuladas fue el resultado de una negociación privada entre el cliente y la entidad financiera, tras un ofrecimiento particular. En consecuencia, a falta de normas imperativas, rige el fuero general de las personas jurídicas del artículo 51 LEC, y, puesto que este no constituye fuero imperativo alguno que excepcione el carácter dispositivo de las normas de competencia territorial previsto en el artículo 54 LEC, ha de estarse a lo dispuesto en el artículo 56.1º LEC, en relación con el citado artículo 54 .1º LEC, según los cuales, las reglas de competencia territorial de carácter disponible (todas salvo las que establecen fueros imperativos) solo se aplicaran en defecto de sumisión expresa o tácita de las partes a los tribunales de una determinada circunscripción.

En este caso debe considerarse que ha habido sumisión tácita de la parte demandante, que presentó la demanda en el fuero del domicilio de las entidades financieras demandadas (y ratificó su postura en trámite de audiencia) de tal modo que, por aplicación del artículo 59 LEC, a falta de reglas imperativas, la falta de competencia territorial solo podía apreciarse en virtud de declinatoria propuesta en tiempo y forma por parte la demandada, lo que no ha ocurrido, debiendo concluirse, en línea con lo señalado en el auto del Juzgado de Torrent, que el Juzgado de Madrid ha apreciado indebidamente de oficio su falta de competencia territorial. 

A la vista de la doctrina expuesta, y a sensu contrario, entiende este juzgador que a la demanda interpuesta por la representación procesal de dte sí es aplicable el artículo 52.2 LEC, que fija la competencia territorial atendiendo al domicilio del comprador, dado que, a diferencia de la contratación de las participaciones preferentes, en el caso de la compra de acciones de Bankia sí que existió OFERTA PÚBLICA.

Y siendo la regla de competencia del artículo 52.2 LEC de carácter imperativo, procede la falta de competencia territorial de este juzgado.

Se declara competente el Juzgado de Primera Instancia de Telde que por turno corresponda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario