Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

sábado, 17 de enero de 2015

Civil – Contratos. Indemnización por la falta de preaviso de la resolución unilateral en los contratos de duración indefinida. Prueba de los daños y perjuicios sufridos.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona (s. 15ª) de 17 de diciembre de 2014 (D. Jordi Lluis Forgas Folch).

Conócenos en Facebook Notas de Jurisprudencia, y síguenos pulsando Me Gusta
[Ver resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]
3.1.- Dicho todo lo anterior debe recordarse lo que señala la STS de 18 de julio de 2012 en cuanto que << En nuestro sistema, como regla, las partes tienen la facultad de desvincularse unilateralmente de los contratos de duración indefinida -en este sentido, sentencia 130/2011, de 15 marzo -, pese a lo cual, el deber de lealtad, cuya singular trascendencia en el tráfico mercantil destaca el artículo 57 del Código de Comercio, exige que la parte que pretende desistir unilateralmente sin causa preavise a la contraria incluso cuando no está así expresamente previsto, de conformidad con lo establecido en el artículo 1258 del Código Civil, salvo que concurra causa razonable para omitir tal comunicación -de hecho, el deber de legal de preaviso que impone el artículo 25 de la Ley de Contrato de Agencia es una concreta manifestación de dicha regla-. En este sentido la sentencia 130/2011, de 15 de marzo, reiterando la 1009/2005, de 16 de diciembre afirma que"es, desde luego, innecesario el preaviso para resolver los contratos de duración indefinida, pero debe señalarse, como observa la, que, si bien ello es así, sin embargo sucede que un ejercicio de la facultad resolutoria de una forma sorpresiva o inopinada, sin un margen de reacción en forma de un prudente preaviso, puede ser valorado como un ejercicio abusivo de derecho, o constitutiva de conducta desleal incursa en la mala fe en el ejercicio de los derechos, que si bien no obsta a la extinción del vínculo, sí debe dar lugar a una indemnización cuando ocasione daños y perjuicios.>>.
Esta doctrina ha sido reiterada, entre otras, por la STS de 8 de octubre de 2013. Pues bien, en nuestro caso, resulta claro que la demandada resolvió unilateralmente el contrato que unía a ambas litigantes sin respetar el plazo de preaviso contractualmente establecido para ello de forma expresa e inequívoca. Correspondiendo a lo que indicó la sentencia apelada, lo único que hizo la parte demandante fue señalar que no podía reducir más sus tarifas en la meritada comunicación por email de 8 de octubre de 2012, y [sin hacerse uso por ninguna de las contratantes de la facultad resolutoria extraordinaria prevista en la cláusula VIII del contrato cuando para el supuesto de que no se produzca un acuerdo relativo a las tarifas -f. 67-] siguió prestando sus servicios para la demandada hasta que ésta, unilateralmente, extinguió la relación mediante la comunicación, por vía email, de 28 de diciembre del mismo año.



3.2.- Ahora bien, para que proceda la indemnización por falta de preaviso resulta necesario la prueba de la efectividad de los daños causados por ello. En este sentido, la primera de las referidas sentencias del TS indica que << El artículo 1.101 del Código Civil, al imponer a quien incumple la obligación de indemnizar, limita la misma a "los daños y perjuicios causados", sin presumir su concurrencia por el hecho del incumplimiento, de tal forma que los daños efectivamente causados al agente por no haberle avisado anticipadamente el empresario de su voluntad de denunciar la relación contractual, como afirma la sentencia 991/2007, de 28 de septiembre "como regla, pueden ser indemnizados conforme a las normas generales de los contratos -y, claro está, tras probar su realidad, dado que la omisión del preaviso no los genera de modo necesario, conforme a reiterada jurisprudencia relativa a todo incumplimiento de obligaciones contractuales: sentencias de 28 de diciembre de 1999, 26 de julio de 2001 y 30 de abril de 2002, entre otras muchas >>.
En este sentido, la indemnización de los daños requiere la prueba de los mismos por lo que no puede reconocer daños automáticamente como consecuencia de la inexistencia de preaviso. En el caso, se acredita que la parte actora, a consecuencia de la extinción de la relación contractual mantenida con STILL SAU, tuvo que despedir a trabajadores. Estos daños no son objeto de reclamación sino que lo es el lucro cesante consecuencia de dicha resolución.
3.3.- No puede dejarse de lado en nuestro caso que la justificación última de la indemnización por la falta de preaviso de la resolución unilateral en un contrato de duración indefinida se encuentra en << un ejercicio de la facultad resolutoria de una forma sorpresiva o inopinada, sin un margen de reacción en forma de un prudente preaviso (....) que si bien no obsta a la extinción del vínculo, sí debe dar lugar a una indemnización cuando ocasione daños y perjuicios>>. En este sentido, no puede perderse de vista que la parte demandada ya procedió a modificar unilateralmente el contrato firmado entre las dos litigantes al imponer a un tercero, Arcese España SAU, y otorgarla la realización de determinadas prestaciones que contractualmente debía llevar a cabo. Es cierto que ambas litigantes, a iniciativa de la parte demandada, negociaron las tarifas de la actora tratándolas aquélla de reducirlas sin conseguirlo. Pero ninguna de las dos litigantes acudió al sistema contractualmente previsto (cláusula VIII) de resolución extraordinaria, también con un preaviso de tres meses, por parte de las partes contratantes cuando no se llegare a un acuerdo en la negociación de precios de los transportes. Ambas prosiguieron y continuaron con la relación contractual a pesar de ese fracaso en la negociación y sólo la parte actora, tras haber modificado unilateralmente las prestaciones a realizar por la demandante, resolvió ad nutum el contrato firmado con TRANSGOIMAR SL. En tal sentido esa facultad resolutoria se ejercitó, por parte de STILL SAU, de una forma sorpresiva y no dejó margen de reacción a TRANSGOIMAR SL, cuya relación con la demandada ocupaba el 90% de su facturación.
De todo ello se desprende que aunque en sí misma la resolución de la relación contractual es razonable en atención a los legítimos intereses de la demandada frente a una bajada ostensible de la facturación, sin embargo la falta de preaviso que permitiera a la actora reorientar su actividad comercial, sí supone una infracción de los reseñados deberes de lealtad y buena fe en el desarrollo de una relación contractual como la presente, sin que concurra ninguna circunstancia que justifique su omisión.
En nuestro caso, establecido el preaviso contractualmente en seis meses y no quedando, los perjuicios derivados del incumplimiento de este preaviso, reducidos únicamente al daño emergente sino que pueden extenderse también al lucro cesante, al amparo de lo previsto en el art. 1106 Código Civil, tal y como es interpretado por la jurisprudencia, debe considerarse pertinente la indemnización postulada de 204.748,91 euros, suma que correspondería a la multiplicación de la media mensual de la facturación de la actora desde el día 28 de diciembre de 2012 hasta el día 28 de junio de 2013 (a razón de 28.202,33 euros/mes multiplicado por 6 meses), tal y como se reflejan en las tablas aportadas con la demanda rectora de las presentes actuaciones, que han resultado contradichas por prueba alguna en contra y que parten de las declaraciones fiscales de la parte demandante.

Todo lo anterior lleva a estimar el recurso y a revocar en parte la sentencia recurrida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario