Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

martes, 9 de diciembre de 2014

Social. Seguridad Social. Incapacidad permanente absoluta por agravación. Trabajador que padece problemas de corazón, más los añadidos en la modificación realizada de hechos probados, sobre retardo mental del 75%, necesidad de ayuda de tercera persona, y afectación funcional sobre la ayuda sobre la conducción de su vida cotidiana. Se estima.

Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 22 de septiembre de 2014 (D. Francisco Bosch Salas).

[Ver resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]
SEGUNDO.- Conforme establece el art. 137 de la Ley General de Seguridad Social, de 20 de Junio de 1994 se entenderá por incapacidad permanente absoluta para todo trabajo la que inhabilite por completo al trabajador para toda profesión u oficio.
Según declara la jurisprudencia, para valorar el grado de incapacidad permanente más que atender a las lesiones hay que atender a las limitaciones que las mismas representen en orden al desarrollo de la actividad laboral, de forma que la incapacidad permanente merecerá la calificación de absoluta cuando al trabajador no le reste capacidad alguna (STS 29-9-87), debiéndose de realizar la valoración de las capacidades residuales atendiendo a las limitaciones funcionales derivadas de los padecimientos sufridos (STS 6-11-87), debiéndose valorar las secuelas en sí mismas (STS 16-12-85); pues como mantiene la jurisprudencia, deberá declararse la incapacidad permanente absoluta cuando resulte una inhabilitación completa del trabajador para toda profesión u oficio, al no estar en condiciones de acometer ningún quehacer productivo, porque las aptitudes que le restan carecen de suficiente relevancia en el mundo económico para concertar alguna relación de trabajo retribuida (STS 18-1 y 25-1-88), implicando no sólo la posibilidad de trasladarse al lugar de trabajo por sus propios medios y permanecer en él durante toda la jornada (STS 25-3-88) y efectuar allí cualquier tarea, sino la de llevarla a cabo con un mínimo de profesionalidad, rendimiento y eficacia, en régimen de dependencia con un empresario durante toda la jornada laboral, sujetándose a un horario y con las exigencias de todo orden que comporta la integración en una empresa, dentro de un orden establecido y en interrelación con otros compañeros (STS 12-7 y 30-9-86, entre muchas otras).



TERCERO.- Conforme a la anterior doctrina en el presente caso, dadas las dolencias padecidas, conforme a la declaración de hechos probados, resulta que son las que constan en el hecho probado de la sentencia recurrida sobre problemas de corazón, más los añadidos en la modificación realizada de hechos probados, sobre retardo mental del 75%, necesidad de ayuda de tercera persona, y afectación funcional sobre la ayuda sobre la conducción de su vida cotidiana, hace necesario estimar el recurso interpuesto y declarar al recurrente en la situación solicitada de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, dada su incapacidad de realizar con eficacia y habitualidad a cualquier tipo de actividad laboral remunerada por cuenta ajena, sometida a las indicaciones y exigencias de una empresa.

Razones por las cuales procede estimar el recurso y declarar a la actora en situación de incapacidad permanente absoluta por agravación; lo que comporta el reconocimiento del derecho al percibo de una prestación económica consistente en unas pensión vitalicia mensual del 100% de su base reguladora, calculada conforme al art. 140 LGSS, con más los mínimos y revalorizaciones pertinentes (art. 12.4 D. 23/12/66 y art. 15 O.M. 15/4/69).

No hay comentarios:

Publicar un comentario