Banner Aleman Abogados

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 22 de marzo de 2015

Procesal Civil. Juicio monitorio. Acción subrogatoria en reclamación de los gastos de asistencia sanitaria de lesionado en un accidente de circulación contra la aseguradora del vehículo responsable. Inadecuación del juicio monitorio. La factura no puede calificarse como "titulo habitual", a los efectos del art. 812.2 LEC, por cuanto no es de los que con habitualidad lo documentan.

Auto de la Audiencia Provincial de Valencia (11ª) de 29 de enero de 2015.

¿Conoces la FUNDACIÓN VICENTE FERRER?. ¿Apadrinarías un niño/a por solo 18 € al mes?. Yo ya lo he hecho. Se llaman Abhiran y Anji. Tienen 7 y 8 años y una mirada y sonrisa cautivadoras.
[Ver esta resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]
PRIMERO.- Este procedimiento se inició por la demanda en reclamación de la suma de 2.221,45 euros al haber abonado los gastos de asistencia sanitaria cuando le correspondían a la aseguradora demandada por serlo del vehículo causante del siniestro. Habiéndose dictado Auto en la cual se inadmitió la demanda de monitorio por no ser el documento de los comprendidos en el 812.2 de la LEC. Ante esta resolución, por la representación de la parte demandante se formuló recurso de apelación, alegando en síntesis: la resolución recurrida no es ajustada a derecho, por cuanto la factura acompañada a la petición es un documento debidamente cumplimentado, que permite conocer quien le reclama, el motivo por el que se reclama, los conceptos y la cantidad, ademá de la factura se aportaron tres burofaxes reclamando el pago de la factura, en circunstancias idénticas el Juzgado admitió otro monitorio el nº 114/2014, se ha producido un cambio de criterio repentino por ese Juzgado, en conclusión el Juzgado niega la admisión porque se pretende ejercitar una acción de subrogación o de repetición, ya que la actora ha efectuado unos pagos y aporta la factura donde de forma clara y detallada se indican los elementos necesarios para que nazca la apariencia jurídica de la deuda.



SEGUNDO.- El recurso no puede prosperar por cuanto la Sala no comparte las explicaciones jurídicas contenidas en dicho escrito. Deben tenerse como antecedentes para su resolución que:
1º) Según los hechos primero y segundo de la demanda de monitorio, la cantidad reclamada nació de los gastos médicos satisfechos por la demandante en la atención sanitaria a don Pablo Torres Enguidanos, que se originó a consecuencia del accidente ocurrido el 30 de mayo de 2012, por ser la aseguradora demandada la que aseguraba el vehículo causante del siniestro.
2º) La factura elaborada por la actora, en fecha de 6 de febrero de 2014 (folio 9), donde se computaron los servicios médicos prestados por diverso hospitales y doctores a don Pablo Torres Enguidanos, por un importe total de 2.221.45 euros.
3º) A esa factura se han acompañado sendos burofax de reclamación a la demanda de su importe, en fechas: de 31 de julio de 2012, 27 de mayo de 2013 y 6 de febrero de 2014 (folios 10 a 15).
Habiéndose sustentado como titulo para reclamar la factura número 46-2014-05, para que ésta sirva de titulo para la demanda de monitorio debe cumplir los requisitos establecidos en el artículo 812.2 de la LEC; es decir, que aunque haya sido creada unilateralmente por la demandante, como ocurre en este caso, sea de las que habitualmente documenta créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor. Y es aquí donde se coincide con lo explicado por el Juez a quo en sus fundamento de derecho primero y segundo, en la medida que la relación jurídica que nace según el relato de la demandante es la producida como consecuencia de las lesiones personales sufridas en un accidente de tráfico por don Pablo Torres Enguidanos y el crédito nace de que la demandada, según la actora, era la aseguradora del vehículo causante del daño personal. Ante esa relación jurídica no cabe aceptar que la factura se califique como "titulo habitual", a los efectos del artículo 812.2 de la LEC, por cuanto no es de los que con habitualidad lo documentan. Al contrario lo habitual es acudir a los Tribunales para que determinen la responsabilidad del conductor o del propietario y en su caso la de la compañía aseguradora en virtud del contrato de seguro, y es esa resolución la que constituye el titulo que acredita el crédito en este caso de la demandante en cuanto prestadora de la asistencia sanitaria.
Por ello, la factura presentada dada la naturaleza de la relación jurídica de la que nace no se califica de documento que "habitualmente" acredita ese crédito por cuanto no lo es.

El recurrente, en su alegación octava se remitió a una Sentencia de esta Sección Undécima de la Audiencia Provincial, como antecedente justificador de su recurso; sin embargo, olvidó que en la número 98/2010, el presupuesto fáctico era diferente pues en aquella "... la reclamación del Consorcio, contrariamente a lo señalado por el recurrente si que se puede comprender en los supuestos del artículo 812 LEC., en la media que la deuda nace de la obligación legal del Consorcio a indemnizar los daños causados en un accidente de circulación por un vehículo carente de seguro, mas concretamente la condena a ese Organismo por la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Valencia en el juicio verbal seguido con el numero 812/2006 y que fue confirmado por la Sentencia dictada por la Sección Undécima con el numero 249/2008. De modo, que una vez pagada la deuda surge "ex lege" un derecho de repetición contra el propietario del vehículo causante, bastando para ello la certificación del Presidente del Consorcio para que tal título sea susceptible de fundar una demanda de ejecución (artículo 517 LEC), máxime cuando estamos, ante una deuda líquida, vencida y exigible...", ello constata la clara diferencia fáctica entre un supuesto y otro, que impide aplicar la misma doctrina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario